Pintura roja para el perdedor