Mariam puede contra la melena de su contrincante