¿Juegan los astronautas a los dardos?