Irene disfruta de un masaje en un campo de golf de Cartagena