Contador, arropado por su pueblo