Capítulo 23: El compromiso