Capítulo 25: Flores y fuego