Adiós a 55.000 euros por los pelos