Byron, devórame otra vez