Simba y Zar, problema de dominio