Dos jugadores españoles de videojuegos buscan conquistar el Mundial desde Turquía