Karont3 presiona las líneas de Cerberus