Lujos, tarjetazos y mucho flow: estos son todos los reyes del barrio