Kiki, al comerciante experto en hierbas: "¿Para el pito no tienes nada?"