¡Plaga de saltamontes en casa de los Fernández-Navarro!