Y después de tanta odisea ¡los Fernández Navarro llegan a la fiesta!