Noemí y Raquel, felices, arrasan con todas las telas de Estambul