Los escrúpulos y el miedo de Jorge le juegan una mala pasada en una perrera