Las Salazar llegan a Segovia para completar su coartada: “¿Un acueducto sin agua? ¡Esto no lo había visto nunca!”