Rebe, al borde de un ataque de nervios porque sus vestidos de cumpleaños no llegan