Una llave en la boca y sumergido en el agua encadenado: así ha sido el truco de magia que casi termina con la vida de Mariano