Joaquín se atreve con “la trituradora humana” y Mariano desespera: “¡Sácalo de ahí!”