¡Nos vamos de Roneo! Así conquistó Antón a su Noemí