Saray descubre la traición de Cristo: "¡Eres un cobarde que solo sabe volverme la cara!"