El curso de supervivencia se cobra la primera víctima en los Fernández Navarro