La casera sorprende a Cristo después de su noche de fiesta con una mala noticia: tiene un día para abandonar la casa