Cristo cumple su sueño, crea su propia línea de ropa y le proponen presentarla en Nueva York: "La gente quiere vestir como yo"