¡Cristo cambia la piel como los lagartos!