El peluquero Juan Miguel asesora a Saray… ¡Y le lee la mano!