Hacer fuego, beber orina… Los Fernández Navarro no superan el curso de supervivencia