El equipo pasa miedo en un taller de artistas