Isabel y Francisco no se cortan la coleta como los toreros, pero se llevan 3.000 euros