La respuesta, en la sudadera de César