El mayor fan de Fangoria no tuvo la suerte que merecía