Una llamada no respondida deja al banco de alimentos de Ávila sin 3.000 euros