Una interpretación ‘almodovariana’