La generación del euro…no conoce la peseta