Un banquero no conoce el ‘nikkei’