El ateísmo vale 3.000 euros