¡Troyanos, no aceptéis el regalo!