Tener al ‘oso Yogui’ en la punta de la lengua…y no decirlo