El 'Señor Cuatro' no da su brazo a torcer