‘Pisa’ no se inclina hacia los 3.000 euros