Pierde 1.000 euros por los peones