Una corazonada que salió mal