Un pentagrama de 3 líneas le da la vida