No es lluvia, son lágrimas de alegría