Una llamada por valor de 6.000 euros