¿El auténtico "Aniano-naniano"?