La pizzera no pudo contenerse al acertar el padrino de su pequeño